Asun Balzola y Alfonso Ruano

El año pasado se han publicado dos libros dedicados a dos excelentes ilustradores españoles que me gustaría recomendar. Uno de ellos rinde homenaje a Asun Balzola (1942-2006) , y se titula El mundo de Asun Balzola. Un homenaje y una exposición en el Museo ABC durante el mes de junio del 2011 recordaban, no solo la obra artística de la ilustradora vasca, sino su singular personalidad y el activismo con que peleó para que cambiara el trato que las editoriales daban a los ilustradores (cuando no devolvían los originales, o los habían recortado, etc.). En este catálogo, publicado por la Fundación SM, amigos, familiares y colegas glosan mediante breves textos sus recuerdos sobre la ilustradora, fallecida en el año 2006.



Las semblanzas de Justo Barboza, Bernardo Atxaga, Arnal Ballester, Mariasun Landa, Carme Solé, Marinella Terzi, Patricia Garrido y las de otros muchos amigos y colegas nos brindan un caleidoscopio rico en anécdotas y tan entrañable como lo era Asun con la gente que le rodeaba. Difícil de clasificar en un país y una época donde todo tenía que llevar una etiqueta, su faceta como escritora e ilustradora, sus reivindicaciones laborables y su experiencia en el extranjero la convertían en una rara avis que ella recordó en su delicioso libro de memorias titulado Txoriburu.

Uno de los textos más interesantes de este catálogo es el que dedica Alberto Urdiales a analizar su obra. De ilustrador a ilustradora, los comentarios de Urdiales tanto de su evolución estilística como de su personalidad ofrecen una visión completa de una trayectoria variada y coherente. El libro incluye un extenso catálogo de imágenes. Hay que decir que la mayoría de las obras están descatalogadas, lo que da más valor a esta publicación.

Para los que quieran conocer la obra de Balzola, está disponible en una bonita reedición Historia de un erizo (Ediciones El Jinete Azul, 2010), Guillermo, ratón de biblioteca (Anaya, 2001), o la novela juvenil  La cazadora de Indiana Jones (SM, 1989).

En este catálogo aparece también una contribución de alguien que fue muy especial en la vida de Asun Balzola: Alfonso Ruano.


De este ilustrador es la otra publicación recomendada y que se titula Alfonso Ruano. Ilustraciones, primer recuento. Este modesto y, sin embargo, potente catálogo, se editó para acompañar la exposición que Ilustratour dedicó a Ruano en el Palacio Herreriano de Valladolid (2011) y cuyas imágenes hemos podido ver posteriormente en otra exposición en el Museo ABC de Ilustración (Madrid). (Aquí hay una nota amplia sobre esta muestra).

En este catálogo, entre las escasas fotos publicadas, Ruano ha elegido una serie donde aparece con Balzola durante la presentación de El caballo fantástico con motivo del Premio Nacional de Ilustración en el año 1985. El catálogo de Ruano, aunque parece pequeño y menor, no lo es en absoluto. Incluye una introducción de Juan de Isasa, el retrato de otro colega, Miguel Fernández Pacheco, y un breve texto del propio Ruano explicando la selección de imágenes y comentando cómo el tiempo es el hilo conductor de esta retrospectiva.

Alfonso Ruano, además de ser ilustrador, lleva muchos años ejerciendo como director de arte en una gran editorial, apoyando el trabajo de muchos ilustradores y marcando directrices de estilo en su propio catálogo. Tal vez por eso su producción es escasa pero meditada y muy trabajada.
Fernández Pacheco dice de él que sus ilustraciones transmiten "verdad, armonía, narración y, por encima de todo, ese toque poético, tan contenido e inteligente". Y Ruano, ayudando a los lectores que van a contemplar sus ilustraciones fuera de los textos, escribe: "una muestra de ilustraciones pide detenerse, mirar y dedicar mayor atención a la forma, a la geometría, a los rasgos y gestos de todo lo representado". Y eso hacemos, cuando miramos el detalle con que están dibujados los elementos de algunos de sus composiciones.

Quienes quieran conocer más su obra, recomendamos La composición -con texto de Antonio Skármeta- (Ekaré, 2000), o El guardián del olvido -con texto de Joan Manuel Gisbert- (SM, 2011) y su más reciente El hada del agua -con texto de Gustavo Martín Garzo (SM, 2010).
Estos dos catálogos son dos motivos para celebrar. Uno, el rescate -tardío- del valor de una ilustradora que nos hizo ver que España no era un país que tratara bien a sus creadores y, a pesar de ello, consiguió una obra coherente, personal, y nada complaciente.
El otro, el reconocimiento y apoyo en vida a otro creador libre, original, modesto (algunos dicen tímido) y comprometido con su arte.

Esperemos que sea el inicio de nuevas iniciativas de reconocimiento de nuestros ilustradores, que son muchos y valiosos.






El mundo de Asun Balzola
VVAA
Fundación SM, 2011 174 págs.

Alfonso Ruano. Ilustraciones. Primer recuento.
VVAA
Catálogo del Museo Herreriano /Valladolid, julio-septiembre 2011.
Fundación SM/Ilustratour/Ayuntamiento de Valladolid, 2011  80 págs.

2 comentarios:

  1. Juan Ramón Alonso28 feb. 2012 18:49:00

    Coincido en todo y yo seguiría y seguiría diciendo cosas buenas y cariñosas ( en el sentido más amplio de la palabra) sobre estos dos "amigos de alma".
    ...Y un abrazo muy fuerte para el "bloggero amigo.
    Juan Ramón Alonso

    ResponderEliminar
  2. Dedicamos nuestro proyecto de biblioteca a Asun, que era como nuestra hada madrina y que vino a visitarnos en varias ocasiones.
    Cuando nos lo premiaron, ya estaba enferma y no pudo venir, pero nos envió una felicitación tan hermosa que la guardamos como uno de los tesoros más preciados de nuestras bibliotecas.

    ResponderEliminar

Tarambanea por el blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...