martes, 23 de octubre de 2012

Cansados del libro álbum.Sobre la infantilización de la lectura

Una reciente columna de opinión de Dolores Prades en la revista Emilia (Livro, tem idade? en portugués), y un comentario de una amiga editora diciéndome: "estoy cansada del libro álbum, solo se habla de ello" me llevaron a escribir por fin esta entrada. La columna de Dolores Prades reflexiona sobre cómo tradicionalmente se han clasificado los libros por edades y el hecho importante de liberar estas etiquetas. Es cierto que la escuela ha asumido estas clasificaciones y, si se siguen al pie de la letra, los libros quedan demasiado restringidos a una cierta edad -la camisa de fuerza de la que habla Dolores-, aunque recuerdo hace años a los niños buscando con emoción títulos de, por ejemplo, la serie azul del Barco de Vapor, encontrando un rincón en la librería para explorar algún nuevo título. Coleccionando las series y compartiendo con otros niños sus lecturas. Ahora no es así. Un niño que vaya a una librería, sí, tiene más libertad para elegir cualquier libro pero ¿lo hacen? ¿O estamos todos un poco más perdidos?


En uno de mis recientes trabajos de selección, 150 libros infantiles para leer y releer (Club Kirico), realmente me sentí muy cómoda cuando organizamos las edades lectoras en niveles del tipo: ¿Quieres que te lea?,  Empiezo a leer, Ya leo bien, Leo casi todo. Es, obviamente, una orientación, que no deja de ser muy práctica para padres y mediadores porque la competencia lingüística de un niño de cuatro años dista bastante de la de un niño de diez. Esto no quiere decir que el de cuatro pueda hacer el esfuerzo de acercarse a un libro más complejo pero ¿qué pasa si siempre se le pide más?
 
El libro álbum, como ahora se llama un poco a todo libro muy ilustrado, ha encontrado en los últimos años un gran nicho de mercado. En la feria del libro de Bolonia se ve muy fácilmente. Grandes premios con enormes dotaciones, mucho diseño, mucho stand donde todo entra por los ojos. Sus consumidores no son solamente niños sino gente que proviene de la ilustración, del diseño gráfico, de las artes. Son libros muy bonitos que funcionan bien como objetos: de culto y de consumo sin mala conciencia. Ahora hay más editoriales que solo publican libros ilustrados que las que se ocupan de colecciones de narrativa para niños. La oferta de narrativa sigue relegada a un sector cada vez más minoritario. ¡Ni siquiera se reseña! Y, si se publica, se trata de darle una apariencia como de álbum: el formato y la presentación de los últimos Premios El Barco de Vapor y Gran Angular de la editorial SM me parecen muy claros en esta nueva tendencia. Por un lado los muy ilustrados (en general, con escaso texto) y, por otro lado, libros muy gordos para lectores grandes. 
 
Lo que veo es que hay una carencia enorme de lecturas  para un público que ya domina la lectura y que les permita sumergirse en una historia, en la forma cómo está contada y en un estilo que les impresione. Tal vez existen pero como recordaba mi amiga editora, nadie habla de ellas, como tampoco de poesía o de libro informativo. El éxito de Harry Potter nos dijo mucho a los mediadores (¡y a los editores!): los niños quieren leer mucho y sentirse identificados como grupo lector. Por ahora, lo que estamos ofreciendo es: libros ilustrados, algunas lecturas ocasionales en las escuelas, y un salto al vacío con su mayoría lectora. No es de extrañar que muchos adultos lean novela juvenil (por no hablar de otros fenómenos de literatura popular). La mayoría no han superado una etapa infantil de lectura: buscan un libro gordo y "que se lea de un tirón".


15 comentarios :

  1. Verdaderamente son aspectos que invitan cada vez más a la reflexión. Sobre el asunto de las edades, siempre fui de la opinión de que los libros no deben ajustarse a tallas como las camisetas, hay intereses muy diversos a todas las edades. En cuanto a la explosión del álbum ilustrado, me parece estupendo, máxime si tenemos en cuenta que las nuevas generaciones tienen una "alimentación icónica" sin precedentes. Pero eso no justifica la decadencia de otro tipo de libros y, sobre todo, de su calidad literaria. Entre el álbum ilustrado y el "tocho" best seller de dudoso valor literario, hay un vacío preocupante.

    ResponderEliminar
  2. Creo que hay muchos excelentes artistas visuales, pero pocos escritores. Y también creo que la literatura es una sola.

    ResponderEliminar
  3. Hay montañas de libros álbum que son una maravilla,con un gran talento -gráfico y literario- invertido en su elaboración Además en ciertos momentos del desarrollo de los chavales -y no únicamente cuando son prelectores- propician la lectura conjunta con un adulto, proporcionando momentos que perdurarán como inolvidables para los chicos.
    Supongo que lo importante es el contenido, no el formato. Incluso hay programas de la tele que son muy aprovechables (un amigo nuestro, vio una vez uno)
    Gracias Ana por suscitar la reflexión.

    ResponderEliminar
  4. He leído tu comentario y estoy de acuerdo solo en parte. Yo tengo una librería, por comodidad tengo organizados los libros por edades, pero siempre invito a los padres a elegir un libro en función del nivel lector de su hijo, quiero decir, que mi hijo con 2 años tenía libros que se recomiendan para niños de 6 porque visualmente le gustaban y yo le hago la historia asequible a su edad, y hay niños que con 9 años siguen leyendo a Stilton, también muchas veces porque nadie les ha facilitado otros libros.
    Estoy de acuerdo en que en muchas librerías ofrecen libros ilustrados para adultos como si fueran para niños, nosotros tenemos una sección de ilustrado para adultos y una sección intermedia, quiero decir que son libros que pueden ser para niños, pero que también gustan a los adultos, y algunos que por temática (ahora me viene a la mente "El pato y la muerte") tienen que ser explicados por los padres.
    Es verdad que habría que reflexionar sobre ello, porque mientras haya padres que a sus hijos de 3 años les dicen que no les compran libros porque ellos no saben leer, mal vamos.
    Muchas gracias por tu artículo, no conocía tu blog y ahora me pasaré por aquí a menudo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Carla Baredes24/10/2012 16:07:00

    Yo podría haber sido la editora amiga cansada de escuchar hablar del libro álbum… Esto no significa que esté cansada del libro álbum en sí mismo, es sólo que “desde hace varias ponencias” escucho cosas muy parecidas entre sí o siento una suerte de “deja vu” cuando leo algunos artículos sobre el tema.
    Por otro lado, me sorprende la cantidad de mediadores que manifiestan sentirse inseguros a la hora de elegir un libro informativo, de poesía o de teatro. Y sin embargo (o tal vez por eso mismo), es casi nada lo que se publica sobre ellos. Pienso que sería muy útil poner la mirada sobre todos esos “otros libros”, quiénes son sus hacedores, cuáles son los referentes, hacer retrospectivas sobre estilos, ofrecer herramientas para evaluarlos, discutir criterios de calidad, pensar en cómo brindarlos a los lectores, etc. Además de útil, creo que es oportuno y necesario.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Hola. Me gustaría que recordáramos todos cómo empezamos a aficionarnos a la lectura. Para convertirme en lectora voraz, yo empecé con los libros ilustrados y los cómics. Unos libros nos llevan a otros. Da igual cuáles sean los libros que los inicien e inciten. Lo importante, lo único importante es que les pierdan el miedo y el respeto incluso. Asidua de pequeña a las bibliotecas saltaba de un género a otro sin ningún pudor. Desde una obra clásica hasta la última novela, en una búsqueda sin fin de aquél texto que conectara con mis inquietudes. Hay espacio para todo tipos de libros en nuestra vida. Hoy me he convertido en ilustradora y creadora de libros infantiles gracias a la afición que encontré en mi infancia. Porque yo quiero que ellos también experimenten la magia de abrir un libro y pensar que hay toda una historia nueva esperándoles. Un buen tema de discusión (como todas las entradas). ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  7. No puedo estar más de acuerdo con esta entrada. Trabajo con niños de ocho o nueve años y efectivamente están deseosos de narrativa atrayente y que les identifique como grupo, y ante la ausencia de novedades en ediciones que les sorprendan terminan por engancharse a Stilton o cosas por el estilo. Yo también estoy cansada de tanto álbum ilustrado.

    ResponderEliminar
  8. Fantástico el comentario de Carla Baredes. Apoyo al libro álbum pero busco la calidad en la variedad. Gracias Ana por hacernos reflexionar. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. El tema me sugiere la comparación entre el libro-album, el comix y el género musical canción. Se puede tener entrenamiento para escribir música instrumental y poesía por separado; esas habilidades no garantizan a un artista poder escribir canción. Bellas melodías no resisten texto y bellos poemas no resisten música: la canción, es un género con leyes propias. IDEM el libro-album o el cómix. Son géneros en sí mismos y el lenguaje visual en simbiosis con texto fue escenario de trabajos muy bellos en los últimos años. Hay que celebrarlo. Y aquí es adonde entra en juego el rol de educar. Padres; docentes. Hice una primaria muy especial en el Mariano Acosta, la escuela de Cortazar fundada por Sarmiento, en su edad de oro y mis maestros nos leían a diario. Entre los 10 y los 12: Las ruinas circulares; Funes el memorioso; La importancia de llamarse Ernesto; El pozo y el péndulo; El discípulo del diablo; El perseguidor; La casa tomada; La escuela de noche (desopilante para nenes del propio MA). La lista excedería este comentario. Un chico de + de 10 puede acceder a mucha de la mejor literatura para adultos. Que lea comix no implica que no lea Cortazar u H. Quiroga tanto como nuestro gusto por las milanesas no implica desprecio por los canelones. Los adultos facilitadores de sus lecturas tenemos la responsabilidad de presentarles un universo amplio. Me parece muy bueno revisar desde el espacio editorial la fijación en el libro-album, que no obstante me encanta. Debemos también revisarla desde la educación.

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante, Ana, como siempre, y muy motivador a la reflexión. Estoy de acuerdo en muchas cosas de las que dices, sobre todo en que no se habla de otra cosa que del libro álbum y que esto puede producir cansancio. Sin embargo no estoy de acuerdo en que haya sólo 'unas cuantas lecturas escolares' mi experiencia, al menos aquí en Madrid, es que los niños leen mucho por obligación y por eso en nuestro trabajo tiramos más por el libro álbum. Este se aleja de lo que ven en la escuela y les ofrece un acercamiento completamente distinto a la literatura. Por otro lado, creo que a los mediadores nos pasa como a los niños, los libros álbum nos resultan más atractivos, nos entran por los ojos y nos da mucha más pereza acercarnos a otros libros de colección donde, como bien dices, no hay muchas recomendaciones y al final tiramos mucho de aquellas grandes colecciones de nuestra infancia. Al hilo de este artículo voy a ver si hago una encuesta entre los niños con los que estamos trabajando y publicamos en nuestro blog una entrada sobre los libros que ellos mismos recomiendan en estas edades. http://www.tandemanimacionalalectura.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  11. A mí también me tiene bastante harto, Ana. Me ha cansado esta esnobización de un aspecto menor del oficio de ilustrador (que es el mio). Se hace aparecer al libro-álbum como la cúspide del arte de hacer libros para niños, cuando en realidad y en el fondo termina implicando un empobrecimiento de la narración. Empobrece que lo que mande sea la ilustración sobre la historia; empobrece que mande la estética sobre la vida de los personajes; empobrece, y esto es lo más insidioso, que el niño sea una excusa para venderles libros a los adultos.
    En la Argentina se enseña a hacer libros-álbum. Es como enseñar a cortarles el pelo a señores que se llamen Pedro.

    ResponderEliminar
  12. yo no estoy demasiado de acuerdo con tu comentario. Creo que el problema de la lectura a ciertas edades o la falta de libros o críticas de colecciones para mayores, etc. es uno. Pero creo que no es justo cargar la culpa al libro álbum. Creo que son suficientemente importantes para convivir ambas críticas, selecciones, etc.

    ResponderEliminar
  13. En mi opinión la industria cultural por naturaleza crea y promociona productos que le proporciona beneficios, y bien que hace. Si el álbum ilustrado, los crossover, Stiltons, Gregs o Harry Potters venden pues a a inundar el mercado con ellos. Los mediadores culturales, en nuestro caso disponemos gracias a ello de un amplio catálogo de productos para valorar, seleccionar y ofrecer a nuestros usuarios. Los álbumes ilustrados son, en mi opinión, un lujo para proporcionar a niños y adultos una experiencia lectora diferente; los crossover, nos permite romper con el corsé generacional, los Stiltons, Gregs… proporcionan un acercamiento a la lectura a niños que quizás no muestran interés ni predisposición por otro tipo de lecturas…(o sí pero que también disfrutan con ellos como los adultos con la novela gráfica, y no por ello dejamos de leer novelas!)

    Dudo que la industria editorial, en los tiempos que corren, sobreviviera únicamente con libros del estilo del Barco de Vapor (por citar unos de los más prestigiosos). Está en nuestras manos que estos “otros” libros, los de toda la vida, los que se basan más en el texto que en la ilustración, los promocionemos en los ámbitos que compartimos.

    Y completamente de acuerdo en que las clasificaciones por edades que hay en las bibliotecas y librerías es una de las asignaturas pendientes que tenemos.

    ResponderEliminar
  14. No me gusta el libro álbum. Casi siempre son abstractos, que hasta un adulto le cuesta entenderlo. Esun snobismo, y mientras mas raro mas chory.

    ResponderEliminar
  15. También estoy de acuerdo y desde hace unos años, cuando ya se vislumbraba esta sobrecarga y por lo tanto, empobrecimiento del género (que es muy rico, pero se ha bastardeado hasta el colmo del absurdo) me volqué a la investigación,lectura y escritura de narrativa juvenil (otro gran capítulo sobre el que queda aún mucha tela por cortar). No estoy exactamente cansada del libro-álbum, muchos de ellos me siguen maravillando, pero, además del precio, que por aquí es bastante elevado, me parece que hay otros sectores para explorar y producir masa crítica (porque lo necesitan). Saludos,

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...