Crónica de la Feria Infantil de Bolonia: Mi primera vez (por Inés Puig -Leoteca-)

Terminó la emocionante Feria de Bolonia 2014. Uno de los momentos más sublimes mientras se va por los pasillos es ver la cara de gente conocida y preguntarles: "¿Es tu primera vez?" Se adivina enseguida, por el rostro entre asombrado y desbordado. Cuando contestan: "si", no hay nada más que explicar. La feria es un punto de encuentro intenso con autores, libros, eventos, libros y más libros. También mucha ilustración. Se sale de ahí cada día con la sensación de necesitar otras diez horas de descanso para asimilar todo lo visto y oído. En esta ocasión le hemos pedido a una querida colega, Inés Puig, fundadora del proyecto Leoteca, que nos cuente su "primera vez" en la feria. Nada más entrañable que las impresiones de quienes ven tanto en tan poco tiempo sin esperárselo. Desde Anatarambana le damos las gracias a Inés que ha hecho el esfuerzo de condensar muchas cosas, y a Jesús Ortiz, de la editorial Milrazones, por habernos cedido las fotos que ilustran nuestro reportaje. Y ahora sí, ahí vamos...

 
Mi primera vez en la Feria del libro infantil de Bolonia, por Inés Puig

(Mientras todos trabajan, Inés piensa su crónica. Primera noche)
Son las 04.30 de la mañana y algo pita cerca de mi oído, de repente caigo en la cuenta ¡es el despertador! Toca levantarse y ponerse manos a la obra, coger la cámara, una libreta, ¡ay! las tarjetas también y un taco de dossiers ¡Leoteca se va por primera vez a Bolonia!

Entre el 24 y el 27 del pasado marzo se celebró, como desde hace medio siglo, la Feria que consigue reunir a miles de personas de todo el mundo interesadas en la producción de literatura infantil y juvenil. Este año el invitado de honor fue Brasil, al que se le dedicó la exposición central de ilustración. 
(pero, la verdad, no hubo mucha samba...)

Como promotora de Leoteca, un proyecto emergente (o Start-up si nos queremos comunicar en la jerga del emprendedor) por fin tengo la posibilidad de asistir a este evento. Ganas de conocer y compartir no me faltaban y, desde luego, durante los rápidos e intensos cuatro días que he pasado por allí, os aseguro que he disfrutado de lo lindo.

Sentí que alguien debió haberme advertido, como novata que soy, que la Feria es un lugar de estímulos múltiples: exposiciones, conferencias, stands… todo organizado para acercarte a diversas experiencias y hacer que tu cabeza quede flotando entre cientos de ideas nuevas.
Caminar entre stands es un viaje fascinante puedes toparte la hermosa muestra de la producción coreana, de pronto estás rodeado de libros en holandés y puedes hojear los clásicos de Miffy que jamás pasarán de moda al doblar la esquina puedes celebrar los veinte años de la editorial Memo, siempre interesante. 

No podía faltar tras tanto curiosear, una lista de autores no editados en España a los que seguirles la pista:
  • La alemana Anke M. Leitzgen destaca con sus propuestas de libro informativo. 


  • Laura Vaccaro Seeger, ampliamente galardona, es un clásico en EEUU que apenas cuenta con traducciones al castellano.


  • El nuevo libro de Suzzy Lee “Open this Little book” se muere por encontrar un editor en nuestra lengua.


  • Giallo Giallo (Yellow Yellow) es la propuesta visual de Frank Asch y Mark Alan Stamaty que me dejó con una sonrisa en la boca










  • Y por último, pero no menos interesante, recomiendo echarle un ojo al trabajo de entorno a la forma y el color de Cruschiform


Sí, se necesita descansar un rato las piernas. Ese fue el momento que yo aproveché para disfrutar del amplio programa de conferencias ofrecidas, entre las que pude escuchar me llamó la atención conocer dos propuestas con el mismo objetivo que Leoteca, abrir nuevas vías de acercamiento a la lectura, reconocidas con el Premio de buenas prácticas Europeas. Podéis ver los dos proyectos que se presentaron aquí y aquí


Como suele ocurrir, todos estábamos a la expectativa de los dos premios más importantes del sector que se entregan durante los días que dura la Feria. Este año El ALMA fue para la sueca Barbro Lindgren y el Hans Chris Andersen se lo llevaron la escritora japonesa Nahoko Uehashi  y el ilustrador brasileño Roger Mello, respectivamente.
 
(Selvagem, uno de los trabajos más interesantes de Roger Mello)


 
Pero no todo es feria, la ciudad también ofrece su cuota de cultura callejera. La asociación Hamelin siempre deleita con alguna exposición interesante, cuando me pasé por allí, la sala estaba de bote en bote para poder ver la muestra de Benjamin Chaud. La librería Internazionale es exquisita así como la exposición sobre mobiliario y juguetes infantiles montada en la Biblioteca Pública de la ciudad ¡quién fuese de nuevo niño! 

La guinda final de estos días lo pone la gente, es delicioso conocer a aquellas personas con las que sólo habías hecho negocios por e-mail y claro, disfrutar de conocidos frente a un buen plato de pasta fresca rematado con el mejor tiramisú.

Ya de vuelta, la maleta con sobrepeso y de cháchara en el avión me doy cuenta de lo mucho que enriquece pasar por allí una vez al año. Me voy agotada pero con buenas ideas para poner en práctica en Leoteca; me gustaría acervar un poco de esta producción internacional a los lectores ¡quizás nos animemos a abrir una sección con novedades en otros idiomas! Y antes de llegar a tierra ya lo tengo decidido ¡la Feria del 2015 puede contar conmigo! 


¡Gracias, Inés, nos veremos el año que viene! 
Para los que quieran conocer más su proyecto, Leoteca, les invitamos a pinchar aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tarambanea por el blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...