lunes, 28 de marzo de 2016

"Abro la ventana a la noche / y la noche se hace violeta": tres libros sobre poesía para mediadores

Es siempre una alegría cuando un especialista comparte sus "saberes" a los demás. Los buenos libros de teoría sobre algo, en especial sobre LIJ, iluminan, inspiran y abren muchas puertas. Eso es lo que pasa con los libros que voy a reseñar hoy. Son muy especiales pues provienen de la experiencia de quienes los escriben y dicen  mucho sobre su larga práctica en el tema. Aunque uno de ellos no está orientado a la literatura infantil, los consejos y la visión que desprenden, son una maravilla para aquellos interesados. Los libros sobre los que voy a hablar están dedicados a entender y practicar la poesía. Pero a entenderla desde dentro y a escribirla desde nuestro corazón. Unas joyas que todo mediador debería leer con lápiz en la mano y calma para aprovechar todo lo bueno que sugieren.

El primero de ellos es del escritor mexicano Hugo Hiriart (aquí hay un link a artículos suyos y sobre él en la revista Letras Libres) Cómo leer y escribir poesía (México, Tusquets). Con este título tan contundente uno se espera una serie de consignas  para hacer poemas, pero nada más lejos de la realidad. Basta comenzar a leerlo para detectar que su viaje está dedicado a "fomentar entre nosotros, sobre todo entre los jóvenes, la apreciación y el cultivo del viejo y prodigioso arte de las palabras musicales". Un viaje hacia adentro, pues. Hacia la esencia de la palabra que es la artífice de la poesía. El libro nace de una experiencia del autor cuando tiene que ir a Estados Unidos a enseñar español. Piensa (y bien) que una buena manera es hacerlo desde la poesía. ¡Nada de tediosas lecciones de gramática! ¡Todos a usar la lengua! Y añade:
"La mejor manera de apreciar la poesía es aprendiendo a jugar el juego de hacerla, no para ser un gran jugador y batir récords, sino sólo porque gustar de la poesía, de ese latido peculiar de lo humano, de esa forma de cargar la experiencia de singular intensidad, ya como poeta productor, ya como simple lector consumidor, es, de verdad, añadir una dimensión de alegría y felicidad a la vida de todos los días.

El libro es una delicia de principio a fin. Con ese estilo tan cercano, Hugo Hiriart va recorriendo, en breves capítulos, los asuntos más importantes que atañen a la poesía. Las palabras ("Las palabras, como las personas, tienen individualidad, hábitos, familia, historia, y son raras o comunes, ilustres o bajas, sutiles o tontas, y esto nos interesa especialmente, son hermosas o feas").  Seguidamente propone entrar en lo que él llama el "jardín de los juegos" para ir descubriendo poco a poco la potencia de las palabras cuando se las compara, se las asocia, se les otorga tensos significados, capaces de producir una revelación, como ocurre con, por ejemplo, las metáforas. Luego va desgranando, sílaba por sílaba, lo de la intimidad y la interioridad, la musicalidad, el ritmo, la rima, y así va in crescendo hasta llegar a los romances, los corridos mexicanos, los haikús y de ahí, con prodigiosa elegancia, salta a los endecasílabos. Cada capítulo, además, está aderezado con ejemplos que le sirven para hacer agudos y finos análisis. Cierra el libro una serie de páginas dedicadas al "Método infalible para escribir poesía", páginas juguetonas que buscan soltar la mano. Porque ya antes ha dicho que para escribir poesía de verdad hace falta algo más que palabras:
"Bueno, este es el método que he llamado infalible para escribir poesía. No es un método para escribir buena poesía sino simplemente para soltar la mano, alertar y estimular, vencer inhibiciones y pasmos, y escribir poemas.

Mi libro tiene tal cantidad de subrayados (en rojo) que harían palidecer a cualquier amante del cuidado del papel. Debería estar en cualquier estantería de un mediador de la lectura, de un escritor, o de un amante de las buenas letras, pues nunca con tan poco se escribió tanto y tan bien sobre el tema.


El segundo libro es de la escritora y docente uruguaya Mercedes Calvo, Tomar la palabra. La poesía en la escuela (México: FCE, 2015). Mercedes Calvo, además, ganó el Premio Iberoamericano de Poesía que convoca la Fundación para las Letras Mexicanas con su poemario Los espejos de Anaclara,  y tiene un blog Palabras en los ojos que vale la pena seguir.  Lo que Calvo propone aquí (y muy bien) es volver al significado de la palabra poesía, darle el lugar que merece. No un lugar para que la poesía esté frente a los niños, sino junto a ellos. Y un lugar para separar la poesía del poema, para decir que la poesía está en la mirada, es creación, y es más que ese lenguaje que se suele analizar de manera exhaustiva con los niños, sin permitirles experimentar el gozo de un sentimiento.

Mercedes Calvo, quien ya había publicado un texto sobre la poesía (Poesía con niños, Conaculta), amplía aquí muchas ideas esbozadas en aquel libro. Recuerda la importancia de los mediadores en hacer un esfuerzo, dentro de la escuela, para que olviden un poquito toda la parte de "enseñar" (estar "frente a los niños") y se concentren en estar junto a ellos para compartir esos momentos donde la poesía alza su vuelo.
Para explicar la situación de la poesía en la escuela nos ofrece un interesante capítulo dedicado a la relación histórica que ha tenido la poesía en este espacio: numerosos ejemplos ponen de manifiesto la dificultad de cambiar esa idea de "perder el tiempo" o estar, simplemente, jugando, para darle el valor real que tiene. Un valor ligado a las sensaciones, emociones e ideas.
"Un poema siempre está diciendo algo diferente: no sólo cuando lo leen dos personas distintas sino cuando nos acercamos a él en diferentes momentos de nuestra vida. Y es importante que el niño pueda sentirlo así.

 Calvo, además, enlaza su atenta mirada al género con algo intrínseco a lo literario y lo educativo: la educación verdadera es acción del hombre sobre el mundo para transformarlo. Y, para ello, primero debe transformarse al maestro. El último capítulo es un hermoso recorrido por la práctica docente con niños: a raíz de su trabajo como docente a lo largo de muchos años, ha descubierto cómo los niños ejercen su mirada hacia lo poético, cómo la crean, y cómo el lenguaje va más allá de la palabra para expresar.

Unas reflexiones capaces de sensibilizar a los lectores sobre el poder de la poesía, de ayudarles en su quehacer cotidiano, y brindarles nuevas perspectivas sobre la poesía. Me ha encantado encontrar en este libro muchas citas acertadas, estar leyendo a viejos amigos literarios como Freinet, Gaston Bachelard, Emilia Ferreiro, Graciela Montes, Ana Pelegrín, Donald Winnicot y hasta tiene la habilidad de que encontremos a Sontag y Slotedijk acompañándola en su mirada.

Abro la ventana a la noche / y la noche se hace violeta -Valentina, en un taller con Mercedes 



Después de leer estos dos libros seguramente nos entrarán ganas de ampliar nuestro repertorio. Y aquí viene la tercera sugerencia de lectura: Dos orillas y un océano: 25 autores iberoamericanos de poesía para niños y jóvenes coordinado por Sergio Andricaín y Pedro Cerrillo y publicado por el CEPLI en coedición con la Fundación Cuatrogatos.  Una cuidada selección por lo más interesante de la poesía contemporánea iberoamericana.
Cada autor tiene una breve presentación y responde a tres preguntas sobre su relación con la poesía. Además, uno de sus libros es reseñado y se ofrece una poesía. La edición, a todo color, es muy cuidada y, lejos de parecer un catálogo, a mí me parece que encierra una bonita antología de poemas que dialogan con sus autores.
No me resisto a poner algunas frases de los entrevistados:
"Para mí la poesía es lo incierto, es el lugar donde suceden todos los abismos -María Baranda
"Acceder a la poesía no es solamente la lectura de un texto, de un poema, sino la comprensión de que los objetos, las personas, la naturaleza toda, constituyen un gran texto que es preciso atender y leer -Mercedes Calvo
"Leer poesía en la infancia lleva a un intercambio entre emoción y razón -Marina Colasanti
"La poesía es una forma de mirar con detención, en un mundo donde ya no nos detenemos frente a nada ni frente a nadie -María José Ferrada
"Si digo poesía digo imágenes, sensaciones, pero también cundo se convierte en poema, es ritmo, música hablada -Carlos Reviejo

Y, si tienes ganas de seguir leyendo sobre poesía, en este blog tenemos varias entradas:





1 comentario:

  1. Ana, tu blog es sencillamente genial. Muchísimas gracoas por tus artículos, cuyas reseñas me están guiando certeramene como madre, profesora de literatura y grandísima amante y aprendiz de las letras en su amplio sentido y uso

    ResponderEliminar

Tarambanea por el blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...